Freddy Mosquera, guardaparque de la Dirección del Parque Nacional Galápagos, vigila de manera permanente la actividad eruptiva del volcán Sierra Negra. Él está instalado en la caseta de control del sector El Cura, en la parte alta de la isla Isabela, lugar que se mantiene en alerta naranja.

El Ministerio del Ambiente (MAE) dio a conocer que Mosquera y dos técnicos del Parque Galápagos recorren diariamente la zona aledaña al volcán para registrar la presencia de nuevos flujos de lava en proceso de enfriamiento y solidificación. También vigilan la caída de ceniza, así como el olor de los gases y el nivel de actividad.

Además, evalúan los cambios que podrían producirse en el ecosistema de la zona, debido a que en las laderas inferiores, al este del volcán, habitan cuatro poblaciones de tortugas gigantes y una población de iguanas terrestres que no se verían afectadas por la erupción, debido a que los flujos de lava están corriendo en el lado noroeste.

Según informó el Instituto Geofísico, los niveles de actividad superficial e interna del volcán Sierra Negra eran ayer “altos”, y la tendencia superficial e interior no presentó cambios respecto a los últimos días desde que se registró el proceso eruptivo. Asimismo, el Instituto informó de varios sismos registrados en la isla Isabela del archipiélago ecuatoriano y donde se halla el volcán, con magnitudes que van de 2.7 a 3.6 en la escala abierta de Richter, de los que no se han reportado daños.

Fuente: Diario Correo