En Ecuador se encuentra el 17% del total de aves que existen en el mundo. En la competencia anual Global Big Day desarrollada por la Universidad estadounidense Cornell -en mayo pasado- la nación logró la tercera posición.

El 17% del total de aves del planeta están en Ecuador, así lo evidenció la competencia Global Big Day (conteo mundial), en donde el país ocupa el tercer lugar, detrás de Colombia y Perú.

Las provincias de Pichincha, Napo y Orellana son las de mayor concentración de estas especies, cuya importancia es vital para el funcionamiento de los ecosistemas.

“Gran parte de aves sirven como polinizadores y reproductores de nuevas plantas, lo que garantiza una existencia continua de plantas”, refiere la consultora ambiental  Silvia Sánchez.

El Parque Nacional Yasuní, ubicado en las provincias  de Orellana y Pastaza, es el área de mayor avistamiento.

Aquí en un solo día se observaron 316 variedades de aves, de las 1.154 que en total se divisan en el país en un solo día.

Las rutas más conocidas para la observación en el parque son las comprendidas en los sectores de Añangu y Tambococha, en las riberas de los ríos Payamino, Napo y Coca y también en la parroquia Taracoa.

 En la jornada de avistamiento desarrollada en mayo pasado, los pajareros -expertos y novatos- distinguieron águilas pescadoras, guacamayos, garzas nocturnas, tucanes, trogones, pájaros carpinteros, entre otros.

 Según el Ministerio del Ambiente (MAE), varios ornitólogos observaron aves representativas del Yasuní, muy difíciles de encontrar, como la garza agami, el águila azor adornada, el tirano colilargo, el cacique lomirrojo o el hormiguero pechicineréo, que según expertos se lo encuentra solo en Perú.

En la provincia de Pichincha existen alrededor de 30 rutas, distribuidas en 24 km de diámetro en el circuito Mindo–Tandayapas.

 Impulso turístico

 El avistamiento de aves en el país data de al menos tres décadas, sin embargo, es en el último lustro que la cantidad de interesados en esta actividad creció, a través de iniciativas privadas y ciudadanas.

 “Creo que desde el lado gubernamental falta brindar más apoyo e incentivos al fomento de esta práctica, que puede convertirse en un producto interesante que genere muchos recursos al país”, acotó el ornitólogo Juan Manuel Carrión.

El especialista insiste en que el país tiene las condiciones idóneas para fomentar y posicionar el aviturismo, tal como lo hace Costa Rica, que tiene solo el 50% de patrimonio natural de lo que presenta nuestro país.

“La ventaja indudable de Ecuador es que al ser un territorio pequeño fácilmente se pueden recorrer distintos ecosistemas en un mismo día y eso se debe posicionar”.

 El Ministerio de Turismo reconoce que el aviturismo es parte de las estrategias para establecer a la nación como un “Destino verde líder del mundo” y para ello participa en ferias internacionales.

 “Ecuador se posiciona a escala internacional como un escenario perfecto para observar aves, debido a la diversidad de pisos climáticos y ecosistemas como: bosques nublados, páramos, valles, selvas tropicales y otros”.

 Daniel Arias, integrante del colectivo “Aves Quito”, dijo que la biodiversidad ecuatoriana permite que el país cuente con 10 áreas de endemismo de aves a las cuales se llega con guías especializados.

 La Guía “Fieldbook of the Birds of Ecuador”, desarrollada por la ecuatoriana Lelis Navarrete, menciona la existencia de 35 especies de aves endémicas, seis de ellas viven en Ecuador continental y 29 se encuentran en el archipiélago de Galápagos.

Además existen 192 especies de aves de tiránidos (atrapamoscas), 131 de colibríes y 152 de tangaras. (I)

Fuente: Diario El Telégrafo