Son varios los problemas que inciden en el servicio de transporte en el Archipiélago de Galápagos e impiden que sea de calidad, tanto para lugareños como turistas.

Taxis y buses obsoletos, altamente contaminantes no contribuyen al cuidado del ecosistema en las Islas Encantadas. Asimismo, la desorganización o ausencia de paradas pre establecidas para las unidades de transporte, caotizan la ciudad. La normativa que regula éstos aspectos fue rechazada recientemente por los pobladores de Puerto Ayora en la Isla Santa Cruz, quienes solicitaron la derogación del Plan de Movilidad y la revisión de la Ley de Tránsito.

Hay quienes no quieren perder el negocio pero tampoco emprenderán  para alcanzar una mayor calidad en el servicio; además, existen dudas respecto a si continuarán con el traslado de pasajeros desde y hacia el Canal de Itabaca.

Recientemente entró en operaciones una nueva empresa para la movilización de residentes y turistas en la Isla Baltra; nuevas y modernas unidades son consideradas como competencia por los transportistas de la localidad.

La empresa que está dirigida por un colono del Archipiélago ganó la concesión de la transportación en la Isla Baltra en las rutas: Aeropuerto – Canal Itabaca – Aeropuerto; y, Aeropuerto – Muelle Caleta – Aeropuerto. La operadora busca cambiar radicalmente el deficiente servicio que ha existido hasta el momento.

La transportación no tiene costo alguno para los residentes permanentes o temporales, dentro de la las rutas establecidas.

Este medio de comunicación constató que el permiso de operación entregado a la empresa, fue obtenido tras cumplir los requisitos y exigencias del concurso para la concesión, ejecutado por Ecogal, en coordinación con el Municipio de Santa Cruz.

A la fecha, el traslado de pasajeros en la Isla Baltra y que está a cargo de las mismas aerolíneas, se realiza sin control de calidad; por tanto, la operación de la nueva concesionaria no afecta a ningún grupo empresarial local.