La Dirección del Parque Nacional Galápagos (DPNG) implementó en la isla Santa Cruz un moderno sistema de emisión de guías de movilización, que combina una aplicación de celular desarrollada por Galapagos Tech y la conexión de un teléfono inteligente con un dispositivo de impresión térmica, que emite un documento seguro.

Jorge Carrión, director del DPNG, aseguró que usar esta tecnología mejorará la capacidad de control y manejo con la que cuenta la institución y sistematizará los procesos que se ejecutan. La herramienta verifica la información del usuario con la cédula de identidad en la base de datos del Registro Civil. Luego la información es sincronizada e ingresada automáticamente al registro pesquero de la autoridad ambiental por Wi-Fi. También entrega la frecuencia de guías solicitadas por una persona.

De acuerdo con las medidas de manejo, un usuario puede solicitar por día guías hasta máximo de 60 libras de pescado y en caso del langostino (Scyllarides astori) hasta 10 libras de cola o 10 individuos enteros. A inicios de 2016 las autoridades de control del aeropuerto de Baltra descubrieron un cargamento con 3.600 pepinos de mar con destino a Guayaquil. El hallazgo permitió identificar la necesidad de mejorar la seguridad en los filtros de control, al igual que la emisión de guías de movilización de recursos marinos autorizados.

El guardaparque Jules Paredes recordó que antes ellos portaban un talonario con 100 guías que llenaban a mano con los datos del usuario, el tipo de especie, peso, cantidad y destino del envío. “Al día siguiente el mismo funcionario u otro compañero ingresaba esa información en la base de datos de la institución.

Esto ocasionaba pérdida de tiempo, mientras el guardaparque registraba la información en la computadora o intentaba entender la letra del compañero”, recordó Paredes. La guía emitida cuenta con medidas de seguridad, como un código de respuesta rápida (QR, por sus siglas en inglés) que puede ser leído por los guardaparques que controlan el aeropuerto, logos institucionales y tinta especial que no se borra con la humedad. En el futuro la herramienta también se replicará en las islas San Cristóbal e Isabela.

Fuente: El Telégrafo